Estrategia, marketing e Internet en Zaragoza

Toda mi vida profesional gira alrededor de la gestión y el marketing.

Enganchado a Internet desde 1995, me dedico a aprender, enseñar y asesorar a emprendedores, directivos, empresas e instituciones de Zaragoza y de Aragón para que aprovechen al máximo las oportunidades de la tecnología aplicadas a la comunicación, la venta y los negocios.

Mi encuentro con el marketing

Mi encuentro con el marketing 1995 es un año clave en mi trayectoria profesional. Es un año en el que durante 6 meses me desplazo semanal-mente a Barcelona para participar en un programa de perfeccionamiento directivo en el IESE. Recién iniciada mi relación con Internet, es un año de lecturas y descubrimientos constantes en la red, en largas sesiones nocturnas y de fin de semana. También es el año en el que Euromutua crea el departamento de Marketing y me lo ofrecen.

Como director del recién creado departamento de Marketing, formando un equipo en el que Eva Asensio y Elena Carboné aportaban eficacia y sensibilidad, coordinábamos la acción comercial de las cinco direcciones regionales, con Enrique Martínez, el actuario, diseñábamos los nuevos productos dando contenido a las coberturas, marcando los precios, prerredactando las condiciones generales y estructurando funcionalmente la informatización, organizábamos, poníamos en marcha y muchas veces impartíamos planes de formación para la extensísima red comercial, editábamos documentación de formación y publicitaria para todos los productos, pusimos en marcha un incipiente gabinete de prensa, gestionábamos un sistema de incentivo para la red comercial, y muchísimas otras funciones propias del departamento o que nos llegaban en virtud de no se que fuerza de atracción magnética que desprendía el equipo.

Fue un periodo de trabajo muy intenso y muy gratificante, ya que al ser un departamento de nueva creación, avanzábamos mientras, con bastante libertad, íbamos dotando de contenido al área funcional, actuando allí donde viéramos que podíamos aportar valor a la organización.

Mi pasión por la tecnología y el hecho de ir creando contenidos conforme avanzábamos puso a nuestro alcance algunas oportunidades para poner en marcha proyectos con cierto contenido tecnológicos forzando, quizá más de lo que les hubiera gustado hacer, los planes del área de sistemas de la empresa. Desde aquí les pido disculpas si mis formas no siempre fueron las adecuadas y si, en ocasiones, me pudieron más las ganas y el entusiasmo que mis conocimientos y experiencia.

En todo caso, con la perspectiva de los años, estoy seguro que cualquier avance conseguido en el desarrollo tecnológico de la empresa y, lo que es más importante, en la extensión del conocimiento y la inquietud por la tecnología a las capas directivas debe considerarse, hoy en día, un activo, una auténtica ventaja competitiva.
Entonces conseguimos colocar un PC a cada comercial de Euromutua, portátiles muchos de ellos, correo electrónico para todos, pusimos en marcha un sistema de foros en los que intercambiábamos experiencias comerciales, fuimos pioneros en la inter-conexión de las delegaciones a través de tecnología Internet, pasamos de tarifica-dores textuales para la red comercial a que fueran programados en entornos gráficos, extendimos el uso de la informática a los agentes mediante programas de subvención de la adquisición de ordenadores y conexiones a Internet, diseñábamos acciones comerciales basándonos en la explotación de la base de datos de clientes, en un antecedente de los que actualmente es un aspecto del CRM y que entonces aún no tenía nombre, enseñamos a la red comercial a hacer “querys” contra la base de datos de ordenador central y trabajarlos desde Excel, hicimos la primera página web de la empresa cuando apenas 15 o 20 compañías de seguros en España tenían presencia en Internet...

Todo cosas que hoy parecen habituales, en los 90 no lo eran tanto, o lo eran sólo para las compañías pioneras. Sin estos impulsos, estas tecnologías hubieran tardado entre 2 y 4 años más en implantarse, como era lo común en el sector.


A continuación, puedes leer detalles de las sucesivas etapas de mi trayectoria profesional:

El comienzo de mi idilio con la tecnología (1982) - Mi descubrimiento de Internet (1994) - Euromutua (1988-2000) - Orientación al marketing (1995) - Imaginarium (2000)   La creación de Imaginarium NET (2000-2004) - El marketing de Imaginarium (2001-2004) - La implantación de un nuevo ERP en Imaginarium (2003) - Consultoría especializada en Gestión, marketing y nuevas tecnologías (2004 - hasta hoy)